calcots

Los 10 mejores restaurantes para comer calçots en Barcelona

Los calçots son unos de los platos más característicos de la gastronomía catalana. Es el plato más emblemático de la comarca del Alt Camp (Tarragona), donde se sitúa el municipio de Valls, la cuna de este manjar con Denominación de Origen y que se consume entre noviembre y abril.

Es una cebolla blanca, dulce y muy tierna, que se sirve con salsa romesco o salvitxada. Su preparación y degustación son unos rituales con sus propias normas: las cebollas deben calcinarse por fuera y cocinarse por dentro, hasta quedar ternísimas. Un tesoro escondido que hay que buscar, por lo que el comensal se queda con las manos totalmente negras de ceniza. La tradición manda que les siga un segundo de carnes y butifarras asadas en las mismas brasas.

La calçotada es la fiesta gastronómica de los calçots. Tradicionalmente, se consumían en las masías, pero muchos restaurantes de toda Catalunya ya apuestan por las calçotadas “urbanas”. A continuación, te sugerimos algunos de los mejores de Barcelona en los que disfrutar esta delicia:

·Maur Montaner y Maur Urgell. Posiblemente, los mejores calçots de Barcelona podamos encontrarlos en estos dos restaurantes del Eixample Esquerre. Sus hornos de leña cocinan platos tradicionales sin florituras ni extravagancias. Pura sencillez y producto de primera calidad.

·El Jardí de l’Àpat. El lujo de comer calçots en la ciudad (en la zona de Horta-Guinardó, junto al Parc Güell) con la sensación de estar en una masía. Desde 1900, las terrazas ajardinadas de El Jardí de l’Àpat ofrecen un entorno tranquilo para familias y grupos y sus calçots son de reconocida calidad.

·Can Vador. Ambiente familiar y rústico en el Eixample Dret, en esta brasería especializada en carnes y verduras del recetario tradicional catalán.

·Balmes/Roselló. Un local moderno y acogedor, situado en el centro del Eixample y que apuesta por la cocina tradicional catalana. El completo “menú calçotada” satisfará a los más exigentes.

·Carmen. Ambiente familiar en este restaurante de Sants especializado en las carnes y verduras a la brasa, algo que se nota en sus calçotadas en teja. Acompaña una notable salsa romesco.

·La Foixarda. Este restaurante de la Escuela Municipal de Hípica, situado en la montaña de Montjuic, es un entorno perfecto para ir con niños a comer calçots.

·El Disbarat. En esta taberna de Gràcia, de ambiente acogedor y rústico, la cocina tradicional de mercado destaca por su calidad. Las carnes se preparan a la vista y los calçots son de producción ecológica.

·La Dolceta 2. Este restaurante sigue la tradición gastronómica leridana de sus dueños, en la que no pueden faltar los calçots y las butifarras de Lleida. 25 años de excelente brasa en el Eixample Esquerre.

·Can Travi Nou. Una masía del siglo XVII en plena ciudad de Barcelona. Situado en Horta-Guinardó, este restaurante te ofrece un hermoso ambiente y una completísima calçotada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>